FILUC
FILUC

A juicio de la rectora, Jessy Divo de Romero

Inauguración de Filuc reafirma a la UC como una institución al servicio del país

Acompañada por la presidenta de feria, Rosa María Tovar, autoridades universitarias y miembros de la comunidad ucista, la máxima autoridad hizo el despeje de cinta que declaró formalmente la inauguración de la 18° edición del evento literario

Con la presencia de cerca de 30 casas editoriales y unos 50 expositores, fue inaugurada la Filuc este sábado.

La Universidad de Carabobo se reafirma como una institución al servicio del país, que apuesta e invita a seguir creyendo, expresó la rectora Jessy Divo de Romero, al inaugurar la 18° edición de la Feria Internacional del Libro, que este año trae como lema “Para seguir leyendo”.

Divo de Romero, acompañada por la presidenta de feria, Rosa María Tovar, autoridades universitarias, miembros de la comunidad ucista y personalidades de la ciudad, hizo el despeje de cinta que declaró formalmente la inauguración de esta nueva edición del evento literario más importante del país.


Con entusiasmo, agradeció a todas las instituciones públicas y privadas que se hicieron eco de este esfuerzo de la máxima casa de estudios de la región, apoyando la celebración de esta nueva edición de Filuc, con lo cual se reafirma la permanencia y la continuidad de la fiesta literaria más importante del país.


“Se han cercado muchas posibilidades y alternativas para cualquier institución, en momentos tan difíciles y turbulentos de nuestra Venezuela, pero qué mejor regalo puede dar la UC a nuestros venezolanos, jóvenes, estudiantes, trabajares, libreros y lectores, que esta hermosa feria, que pese a la reducción de su tamaño, no ha disminuido su calidad”, manifestó.


En esta edición, se cuenta con la participación de 29 casas editoriales, 50 expositores y con la presencia de un invitado internacional de lujo como es José Andrés Rojo, escritor, sociólogo y poeta, quien fue el encargado de dictar la conferencia central “Las diabluras del lápiz”, realizada el pasado jueves en Ciudad Banesco, en Caracas, haciendo un recorrido del significado de la tinta en el papel.


“Ese es el mensaje de la UC, seguir leyendo al país, a los jóvenes, a la libertad de expresión, además de apostar y creer en una Venezuela libre, pero la libertad como derecho y expresión depende de cada uno de nosotros”.


Este año, Filuc te ofrece una variada programación académica y cultural que podrán disfrutar hasta el próximo domingo 5 de noviembre, en el Centro Internacional de Eventos Múltiples (CIEM), en Naguanagua.


La rectora estuvo acompañada durante los actos inaugurales, por el vicerrector administrativo, José Ángel Ferreira; el secretario, Pablo Aure; los decanos David Rutman, Brigida Ginoid Sánchez y Benito Hamidian; el presidente de la FCU, Iván Uzcátegui; los directores Manuel Barreto, Lunes Rodríguez, María Blanca Rodríguez y Eduardo Rondón; el capellán, Joel Núñez; los ex rectores Elías Mercado, María Luisa Maldonado y Asdrúbal Romero; el presidente de la APUC, Euclides Querales; el alcalde de Naguanagua, Alejandro Feo La Cruz; el pregonero de la Filuc 2016, Carlos Sandoval; además de otras personalidades.

 

"Hilo de libros"

 

Elías Pino Iturrieta tenía aclaro el propósito de su visita a Valencia este sábado y sin embargo, se mostró sorprendido cuando la rectora Jessy Divo de Romero, acompañada por el resto de las autoridades universitarias, le impusieron la Estola del Pregonero.


Lugo de agradecer el privilegio de esta distinción, comenzó su discurso diciendo: “Vi varios de los pregones anteriores y me di cuenta de que, como era de esperarse, cada quien arrimó la brasa para su sardina, es decir, manejó el asunto desde su perspectiva profesional y desde el lugar que ocupan en la sociedad. Haré lo mismo”.


En casi 18 minutos recorrió un “Hilo de libros”, título del Pregón que leyó este sábado. Con este discurso hizo una analogía sobre la entrada de los libros a la Venezuela del siglo XIX y que, pese a los tiempos de Guerra Federal y de censura, lograron mantenerse y trascender hasta nuestros días. Pero también esas palabras fueron una invitación expresa a emular la resistencia cultural de esa época en el presente.


“Mientras se sucedían las batallas y los atropellos, una parte de la sociedad se refugió en un mundo que habían atesorado sus antepasados, en el universo de los impresos que circulaban desde la fundación de la república, para dejar el testimonio de una sensibilidad susceptible de librarlos, o de alejarlos, del teatro de depredación que los rodeaba”, dijo.


De ahí devino un roce social que se multiplicó –describió- para que las contadas relaciones que habían importado socialmente, apenas protagonizadas por los blancos criollos, se hicieran masivas y, por lo tanto, amenazadoras. “Se abrieron lugares públicos para las tertulias, cosa jamás vista, episodio inédito que permitió la circulación de un objeto que nunca había pasado de mano en mano: el libro”.


Para finalizar, reforzó lo planteado al principio, así como en la Venezuela del XIX se mantuvo viva la llama lectora, hoy nos corresponde hacer lo propio. “Ellos, en medio de esfuerzos gigantescos, tejieron un hilo de libros que aquí reforzamos y cuidamos frente a la adversidad”. Ese es el compromiso de los ciudadanos y de la Universidad de Carabobo.


 

Autor Autor: Beatriz Oliva/Daniela Chirinos
Fecha Fecha: 28.10.2017